Header Ads

'Look' perfecto para triunfar en el trabajo


Edición 134
LOOK PERFECTO PARA TRIUNFAR EN LE TRABAJO


Maquillaje

Las mujeres que se maquillan pueden ganar hasta 20% más que las que van de 'cara lavada'. Por supuesto que el arreglo físico no tiene nada que ver con la capacidad laboral, pero es innegable que aplicar lipstick o rímel cambia el ánimo y aporta un boost de confianza. Existen estilos más apropiados para los días de junta y citas importantes; la clave se encuentra en hallar el balance perfecto entre lo que está en tendencia y lo adecuado. No se trata de que se note que pasaste horas frente al espejo, sino de resaltar tus facciones con un maquillaje natural.

Piel
El filtro solar debe aplicarse todos los días sin importar el clima o si estarás expuesta al sol. Los rayos azules que emiten las pantallas del celular o de la computadora también pueden provocar signos prematuros de envejecimiento, así que tu rutina de maquillaje debe comenzar con este paso. Busca una base de cobertura alta resistente a toda la jornada laboral, pero que sea ligera y no deje una sensación pastosa, permitiendo que el cutis respire. El bronzer, blush e iluminador también pueden formar parte de tu estilo, pero deben emplearse de forma moderada; estas herramientas definen la figura del rostro, lo alargan y resaltan los pómulos; sin embargo, si abusas te verás como 'disfrazada'.
El polvo bronceador debe ser aplicado en los lados de la cara en forma de tres: comienza en la zona alta de la frente y baja hasta el centro para terminar en la mandíbula. El blush va en la parte más alta del hueso de los pómulos y el iluminador, en la punta de la nariz y las Mejillas. Sellar con un polvo fijador, ya que a lo largo del día es común que el brillo comience a aparecer.

Ojos
Basta con peinar las cejas y añadir ritmel volumizante para abrir la mirada. No tiene por qué ser aburrido; puedes recurrir a un delineador en variantes de color, como café, violeta o verde oscuro.
Las sombras deben ser colocadas en pequeña cantidad y éstas deberán ser en tonos tierra; deja el glitter  para otra ocasión. Si te inclinas por delinear con cat-eye  asegúrate que la línea no sea muy gruesa y larga. En este caso menos, es más.
 

Boca
Deja a un lado colores demasiado extremos, como pasteles, neones o muy oscuros, y apégate a los nudes y sus variantes. La manera más fácil de elegir la tonalidad perfecta para ti es buscar el que más se parezca al pigmento natural de tus labios. El rojo se ha convertido ya en un básico y no tiene por qué ser guardado, pero es importante dejar el resto del maquillaje al natural para que el look no se vuelva demasiado recargado. También opta por continuar la tendencia de únicamente añadir un poco de brillo.
 
Peinado
Deja a un lado las largas horas de secado y rizado que consumen tanto tiempo durante las mañanas y opta por una alternativa mucho más práctica. El mejor peinado para lucir arreglada en el menor tiempo posible es un recogido en cola o recogido atrás, que puedes complementar con un accesorio. Toma en cuenta que entre menos rígidos y producidos se vean, mejor lucirán, ya que la tendencia de lo ligeramente 'despeinado' aporta un estilo más fresco. Si tu pelo es chino o rizado y prefieres su textura natural, aplica un sérum que lo mantenga controlado; si eres de melena lisa, añade un spray o dry shampoo texturizante que dé volumen a tu recogido. Elige productos con acabado en seco para que no se noten las capas y luzca natural. Incluye en tu rutina una herramienta como la secadora con tecnología que acelera el proceso de secado sin dañar ni quemar el pelo.


Uñas
La presentación de las manos denota el cuidado e higiene que tiene cada persona. No es necesario que siempre estén esmaltadas, pero sí tenerlas cuidadas, sin pellejitos ni manchas. Si amas hacerte manicure  y agregar color a tus manos, lo ideal es evitar, al igual que en las sombras, los colores chillantes o demasiado llamativos. El rojo, sin duda alguna, se ha convertido en un tono casi universal para las manos; también se valen vino, nude, blancas y hasta en matices otoñales, como verde o calabaza. Las postizas y largas no se recomiendan, ya que, además de desviar la atención, son poco prácticas para trabajar con un teclado.