Header Ads

test

Opciones para hacerse los mejores selfies




Opciones para hacerse los mejores selfies


EDICIÓN 125
El selfie se ha convertido en la foto por excelencia en los últimos años. La incorporación de cámaras delanteras cada vez mejores ha provocado que los usuarios hayan cambiado el modo de tirarse una instantánea: hemos pasado del “oye, ¿me puedes tirar una foto?” al modo autofoto. Sin embargo, hacerse un selfie puede ser sencillo, pero hacerlo bien ya no lo es tanto, dado que requiere de algunas pequeñas nociones de fotografías. Aquí van cinco trucos para hacerse los mejores selfies.

1. Luz de frente
Aunque las cámaras delanteras cada vez son mejores, estas siguen siendo peores que las traseras, por no hablar de que están a años de distancia de cualquier cámara réflex. Con esto queremos decirte que la luz juega un papel fundamental en la lente. Si estás al aire libre, busca que el sol incida directamente en tu cara, es decir, que no golpee sobre la cámara; y en cuanto a interiores, intenta situarte ni debajo del foco ni con este dirigido a la cámara. Siempre la cara recibiendo la luz.

2. Picado mejor que contrapicado
Un plano picado siempre es mejor que uno contrapicado a la hora de tomar selfies. El picado es aquel donde la cámara se sitúa por encima de la cabeza del usuario sin llegar hasta arriba del todo (que sería cenital), mientras que en el contrapicado la lente está por debajo del punto medio sin llegar hasta abajo del todo (que sería nadir). En los planos picados, los rasgos más prominentes parecen más pequeños, de ahí que las “imperfecciones” se vean menos. Además, a esto hay que sumarle que si levantamos la cabeza incide más luz. La cámara por encima de la cabeza.
3. Mantén la respiración

Es un consejo de fotografía básico: cuando vayas a realizar una foto, aguanta la respiración y ten buen pulso. En el caso de los selfies, esto es todavía más importante, ya que las cámaras delanteras de los móviles todavía no tienen buenos estabilizadores, por lo que cuanto más quieto tengas el brazo, mejor saldrá la fotografía.

4. Descubre tu lado bueno
Todas las personas tenemos un lado más fotogénico que otro. No se trata de poner muecas, morritos, caras raras, etc. Más bien a lo que hacemos referencia es a que halles cuál parte de tu cara es más fotogénica, ya que cada una es diferente (no son simétricas, ya te lo adelantamos). Por tanto, lo mejor que puedes hacer es tirarte selfies en casa y descubrir en qué lado luces mejor. Si sabes esto, cuando llegue la hora del selfie vas a poder colocarte en una posición y con la cara hacia una dirección.
5. Filtros
Y cerramos el recorrido con los filtros. Un clásico, ¿verdad? Es el truco definitivo para cuando tu foto no te ha gustado, pero quieres mejorarla de todas las maneras posibles. Los filtros sirven para eso, para mejorar lo que no gusta. Sin embargo, y al igual que sucede con el punto anterior, es bueno saber qué selfie le queda mejor a tu cara, así como la configuración del mismo. Prueba y juega con los programas de edición fotográfica.