Header Ads

test

La palabra dada



 Por: Abog. Gerardo Chaparro. Edición 124.

Ante de las escrituras, incluso no hace mucho, en la época de nuestros abuelos, la palabra era ley, era sagrada y de cumplimiento obligatorio. La conciencia así distinguía y las personas actuaban en consecuencia. Respetar la palabra dada era sinónimo de ser buena persona, respetada y que respeta. Simbolizaba el señorío, la reputación y lo más sagrado y valioso que posee.

Y hoy... ¿qué valor tiene la palabra? poco a poco se va perdiendo ese valor tan importante que tiene la palabra. Con el tiempo fue reemplazado por la forma escrita, por la firma y por los testigos, ya que las palabras lo llevan el viento y para obligar al cumplimiento se tiene la firma y como si eso fuese poco con número de documento, de tal modo que no pueda escaparse de su responsabilidad. Nos quedamos muy lejos de aquella realidad original.
En todas las esferas de nuestras vidas, la palabra va perdiendo valor en el sentido de cumplir, en el sentido de compromiso. Hemos escuchado por todos los medios las promesas políticas, incluso hay grabaciones y escritos de todo lo que dijeron de su proyecto y las críticas que hacían de sus adversarios o competencias. Se hacen las elecciones, pierde uno y gana otro. Lo que dijeron uno del otro se queda en el olvido al darse el famoso “abrazo republicano”. ¿Y la palabra dicha? Los repudios contra el otro intentan borrar con los brazos, pero queda imborrable en la memoria de aquellos que aún valoramos “la palabra”.
Otro tema muy incómodo suele ser la cuestión del “garante” que por confianza la persona firma un papel para que el crédito sea posible al amigo o familiar pero, resulta que a los pocos meses la deuda no es satisfecha y corre por cuenta del garante, es una trampa legal que queda a cargo del co-deudor solidario. Con estos sencillos ejemplos, llegamos a la conclusión de que no podemos confiar más en la “palabra” tan superficial que hoy día se practica. La palabra ha perdido su valor y cada quien busca su conveniencia a costa de “todo”.
Pero habrá personas aún que valoren la palabra dada, de no ser así estamos mal. Existen casos en que las personas no cumplen ni siquiera su palabra escrita y firmada y por eso le va mal, esta situación lo obliga a agacharse hacia el abismo de la pobreza alejándose del desarrollo, todo por creerse listo e incumplir con su obligación, le cierran las puertas a nuevas posibilidades de progreso, pero cada uno elige el camino que más cree que le conviene, a veces acierta, otras veces no.