Header Ads

test

LA DEPILACIÓN MASCULINA




Sí, vamos a hablar de los pelos que están ahí abajo: ¿qué haces tú con ellos? Algunas personas deciden dejar que el destino y la naturaleza creen un propio estilo, siendo completamente indiferentes a lo que ocurre allí, mientras que otras personas intervienen y dan forma a su vello.

Más allá de cuál sea tu abordaje hacia este asunto —y convengamos que definitivamente deberías tener un abordaje—, recortar los vellos del pubis es una acción por demás beneficiosa. En primer lugar, todos sabemos que esa espesa forestación puede minimizar el tamaño de tu apéndice favorito, y en segundo incrementa la sensualidad y la fluidez de las incursiones que tu mujer realice por aquellas latitudes.
(Edición 100)

Cabe señalar que la elección del método apropiado para remover el vello púbico no es siempre sencilla. Existen muchas opciones, todas con distintos grados de dificultad y todas con sus propias ventajas y desventajas. Y, de todas formas, el hombre moderno, que quiere simplemente una zona púbica encantadora, deberá estar al tanto de todas las formas de remover o recortar el vello. De esta manera, cuando llegue el momento deforestar la zona, sabrás bien cómo hacerlo. Los más tradicionales son:

RECORTE
Tal vez, la forma más sencilla y sensata de remover el vello púbico y acabar con el ligustro que rodea a tu amigo sea simplemente recortándolo. En este sentido, existen dos opciones: tijeras o cortadoras eléctricas. Las tijeras constituyen una opción aceptable cuando son empleadas por manos habilidosas, aunque un cortador eléctrico será más conveniente para el público general. Las tijeras, aparte de ser peligrosas de manipular en un área tan sensible, pueden hacer que te quede un vello púbico desalineado, desprolijo, que acabe con tus buenas intenciones de dar un marco de prolijidad a la zona. 


AFEITADO
La maquinita de afeitar es una elección muy popular a la hora de remover el vello púbico, y esto es realmente justificable. Para la mayor parte de los hombres, esta técnica representa una solución adecuada y familiar. A la hora de afeitar el esos vellos, busca un estilo súper limpio e higiénico, y procura trabajar en la tranquilidad y privacidad de la ducha, con utensilios adecuadamente almacenados en el botiquín.


DEPILACIÓN CON CERA
Usualmente considerada como una tortura por la cual debe atravesar cada mujer, la depilación a la cera está haciendo un buen trabajo por la igualdad de los géneros. Efectivamente, los hombres han acusado recibo de los beneficios implicados en este método: suavidad y efectos duraderos. Es la última parada antes de la depilación definitiva, de modo que posee grandes ventajas. Sin embargo, todo lo bueno posee un costado negativo: la depilación a la cera puede ser dolorosa, costosa, e inapropiada para regiones delicadas, sobre todo cuando se trata de remover el vello púbico. Aproxímate a este método con cuidado y, sobre todo, con la mente abierta. Experimenta y decide.