Header Ads

test

ECOGRAFÍA EN VETERINARIA


VETERINARIA

La ecografía es una técnica de diagnóstico por imagen muy útil en los servicios de urgencias. En medicina humana está extendida en muchos ámbitos sanitarios y muchas especialidades la utilizan como medio diagnóstico preferente.

En medicina veterinaria de pequeños animales, en los últimos años se está generalizando su uso en la práctica clínica diaria debido, en parte, a la reducción en el precio de los equipos y al interés de los clínicos por mejorar su formación y ofrecer a sus clientes y pacientes diagnósticos más rápidos, de una forma inocua y con un alto grado de fiabilidad. 

El principal inconveniente que plantea la ecografía es que se trata de una técnica que depende del operador, con lo que su fiabilidad varía, en gran medida, según la formación y experiencia de la persona que la realiza. 

En los años 90, en servicios de urgencias de medicina humana se desarrolló la técnica ecográfica denominada FAST (focussed assessment with sonography for trauma), que pretende desarrollar el protocolo de exploración encaminado a detectar la presencia de fluido libre en cavidad abdominal, pericárdica y pleural y el mecanismo de aprendizaje por personal sanitario no especialista (radiólogos). 

La ecografía en la atención médica veterinaria de urgencias proporciona al clínico una herramienta muy valiosa para poder encontrar rápidamente la respuesta a cuestiones clave  que le permitan un enfoque adecuado de una situación clínica determinada, así como  protocolizar una toma de decisiones precisa que pueda implicar el internamiento del paciente o su tratamiento ambulatorio, e incluso la decisión de realizar una activación del protocolo quirúrgico de urgencia. 

Existen diferentes situaciones clínicas dentro de un servicio de urgencias en las que la ecografía representa una técnica de 
diagnóstico de gran utilidad. 

Así, pacientes con dolor cólico, distensión abdominal, ictericia, shock, hipotensión, mucosas pálidas, cianosis, disnea, taquipnea, debilidad o síncope, deben incluirse como candidatos a un examen ecográfico urgente. También estará indicada en aquellas pacientes gestantes que precisen una monitorización fetal adecuada o que presenten gestaciones clasificadas de riesgo, o en aquellos partos distócicos en los que se requiera la evaluación de la viabilidad fetal. Además, puede resultar muy útil en determinadas patologías del puerperio.