Header Ads

test

Accidente Cerebro Vascular





















¿Qué es el ataque cerebral?
Un "ataque cerebral" se produce cuando falla la circulación sanguínea al cerebro. Las células cerebrales pueden morir debido a la disminución del flujo sanguíneo y a la falta de oxígeno resultante. Existen dos amplias categorías de ataque cerebral: aquellas causadas por un bloqueo del flujo sanguíneo y aquellas causadas por una hemorragia cerebral.


El bloqueo de un vaso sanguíneo en el cerebro o el cuello, denominado ataque cerebral isquémico, es la causa más frecuente de ataque cerebral y es responsable de cerca del 80 por ciento de los accidentes cerebrovasculares. Estos bloqueos provienen de tres afecciones: la formación de un coágulo dentro de un vaso sanguíneo en el cerebro o el cuello, llamado trombosis; el movimiento de un coágulo de otra parte del cuerpo como del corazón al cerebro, llamado embolia; o el estrechamiento grave de una arteria dentro del cerebro o que va hacia él, llamado estenosis. La hemorragia dentro del cerebro o en los espacios que lo rodean causa el segundo tipo de ataque cerebral, llamado ataque cerebral hemorrágico.

¿Cuáles son los signos de advertencia de un ataque cerebral?
Los signos de advertencia son claves que su cuerpo envía de que su cerebro no está recibiendo oxígeno suficiente.
·Entumecimiento súbito o debilidad facial, del brazo o la pierna, especialmente de un lado del cuerpo
·Confusión súbita, o dificultad para hablar o comprender el habla
·Dificultad para ver con uno o ambos ojos
·Dificultad súbita para caminar, mareos, o pérdida del equilibrio o la coordinación
·Dolor de cabeza grave súbito sin causa conocida

Otros signos de peligro que pueden producirse incluyen visión doble, somnolencia, y náuseas y vómitos. A veces los signos de advertencia pueden durar solamente unos pocos momentos y luego desaparecen. Estos breves episodios, conocidos como ataques isquémicos transitorios o TIA (siglas en inglés), a veces se llaman "miniaccidentes cerebrovasculares."
Aunque son breves, identifican una afección seria subyacente que no desaparece sin atención médica. Desgraciadamente, cuando se disipan, muchas personas los ignoran. No lo haga. Prestarles atención puede salvarle la vida.

¿Cuáles son los factores de riesgo de tener un ataque cerebral?
Tener un factor de riesgo para tener un ataque cerebral no significa que lo vaya a tener. Por otra parte, no tener un factor de riesgo no significa que evitará tener un ataque cerebral. Pero su riesgo de sufrir un ataque cerebral crece a medida que aumenta el número y la severidad de los factores de riesgo.

Algunos factores para tener un ataque cerebral no pueden modificarse con el tratamiento médico o los cambios de estilo de vida.

·Edad.  El ataque cerebral se produce en todos los grupos de edades.  Estudios muestran que el riesgo de tener un ataque cerebral se duplica por cada década entre los 55 y 85 años.

·Sexo.  Los hombres tienen mayor riesgo de tener un ataque cerebral, pero más mujeres mueren del mismo.  Generalmente los hombres no viven tanto como las mujeres, así que generalmente los hombres son más jóvenes cuando sufren sus accidentes cerebrovasculares y por ello tienen una tasa más alta de supervivencia.

·Antecedentes familiares del ataque cerebral.  El ataque cerebral parece darse en algunas familias con una tendencia genética para tener factores de riesgo, como una predisposición hereditaria a tener presión arterial alta (hipertensión) o diabetes.  La influencia de un estilo de vida común entre familiares también contribuye al ataque cerebral familiar.

Algunos de los factores de riesgo tratables más importantes del ataque cerebral son:

·Presión arterial alta, o hipertensión.
La hipertensión es por lejos el factor de riesgo más poderoso del ataque cerebral. La hipertensión causa un aumento de dos a cuatro veces en el riesgo de tener un ataque cerebral antes de los  80 años.  
·Fumar cigarrillos. Fumar cigarrillos causa cerca del doble del aumento en el riesgo de ataque cerebral isquémico y hasta cuatro veces el aumento en el riesgo de ataque cerebral hemorrágico. 

·Enfermedad cardíaca. Los trastornos cardíacos comunes como la enfermedad coronaria, defectos valvulares, latido cardíaco irregular (fibrilación auricular), y aumento de tamaño de una de las cámaras cardíacas pueden dar como resultado coágulos sanguíneos que pueden desprenderse y bloquear vasos dentro del cerebro o que van hacia él. 

·Signos de advertencia o antecedentes de TIA o ataque cerebral. Si tiene un TIA, obtenga ayuda de inmediato. Si previamente ha tenido un TIA o un ataque cerebral, su riesgo de tener un ataque cerebral es muchas veces mayor que alguien que no ha tenido ninguno. 

·Diabetes. En términos de ataque cerebral y enfermedad cardiovascular, tener diabetes es el equivalente a envejecer 15 años. Si los niveles de glucosa sanguínea son altos en el momento de un ataque cerebral, entonces el daño cerebral es generalmente más severo y extenso que cuando la glucosa sanguínea está bien controlada. La hipertensión es común entre los diabéticos y es responsable de mucho del aumento del riesgo de tener un ataque cerebral.

·Desequilibrio del colesterol. La lipopro-teína de baja densidad del colesterol (LDL) transporta al colesterol (una sustancia grasa) a través de la sangre y la lleva a las células.  El LDL en exceso puede causar que se acumule el colesterol en los vasos sanguíneos, llevando a la aterosclerosis.  

·Inactividad física y obesidad. La obesidad y la inactividad están asociadas con la hipertensión, diabetes, y enfermedad cardíaca.  La proporción entre la circunferencia de la cintura respecto de la circunferencia de la cadera que sea igual o superior al valor medio de la población aumenta tres veces el riesgo de ataque cerebral isquémico.