Header Ads

test

La Relación de pareja




La pareja en la ACTUALIDAD...
Maticemos un poco esta definición. En nuestra cultura es importante la condición de proceder de familias distintas, ya que se orienta a evitar las relaciones de parejas consanguíneas, es decir es la base del tabú del incesto en nuestra cultura presente ya desde los tiempos de Edipo.

A lo largo de la historia reciente podemos distinguir tres modelos fundamentales de “ser pareja”: En primer lugar tenemos la pareja patriarcal, más propia de los tiempos pre-modernos época de matrimonios concertados por las familias. El marido en esta pareja ocupa un lugar de superioridad era la “cabeza de familia”. Su responsabilidad básica era trabajar y ser sustento económico de la familia. Mientras que la mujer ocupa una posición jerárquica inferior, sus responsabilidades son la gestión cotidiana de los asuntos domésticos y especialmente la crianza y educación de los hijos

La consideración del género tiene una importancia desde el punto de vista de la reproducción, este tema en la actualidad se presenta una aberración referente al  reconocimiento de los matrimonios homosexuales y sus derechos de adopción que está siendo revisado social y jurídicamente hablando, sin embargo desde un punto de vista estadístico y demográfico lo normal son las parejas son heterosexual y esta es una condición necesaria para la reproducción. El elemento fundamental de esta definición, es “Compartir un proyecto”, esto supone antes que nada compartir expectativas de futuro conjuntas; este es el ingrediente que consolida a una pareja y la distingue de un simple ligue.

La pareja es una de las relaciones más intensas en las que involucran los seres humanos, después de sus propias familias de origen y sus propios pasados los influyen e impactan en la construcción de su proyecto de futuro.


La incorporación de la mujer al mercado del trabajo, transformó la estructura de pareja. Hombres y mujeres progresiva-mente son considerados iguales en derechos, y pueden mirarse como iguales. La base del vinculo es el “enamoramien-to”, la pasión, que apuntan a una fusión total en los primeros momentos de la pareja. El género pierde su papel regulador de la división de las responsabilidades, abriendo el campo a la negociación, las responsabilidades son compartidas (económicas, tareas domésticas y crianza 
de los hijos) y tienen a convivir en espacio diferenciados a resto de su familia extensa.

Y en los últimos tiempos, se ha venido abriendo paso un nuevo modelo de “ser pareja”, fruto de los cambios que ha sufrido la propia sociedad. La pareja postmoderna sienta sus bases en el hedonismo, es decir, en la búsqueda del placer. No se trata solo de placer sexual, aunque desde luego esta en primerísimo lugar, además se extendían hacia una especie de culto al “ocio”, al confort, a los viajes, las segundas residencias, la practicas de deportes, la cirugía plástica, etc.  Al punto, que la llegada de los hijos se puede retrasar porque “aun tenemos mucho por disfrutar de la vida”. 

Los hijos se pueden interpretar como una interrupción en la diversión. Otra característica importante de la pareja de nuestros tiempos, es que la posibilidad de la separación está abierta desde el mismo comienzo de la vida de pareja, deja de ser interpretada como un “fracaso”, para convertirse en un “evento normal” en la ciclo de vida.