Header Ads

test

MITOS SOBRE LAS CANAS



Para muchas personas, la aparición del primer cabello blanco supone un auténtico shock ya que, erróneamente, lo interpretan como síntoma inequívoco de vejez. Y este es el primero de los errores o falsos mitos sobre el cabello en general y sobre las canas en particular que hay que desterrar.


  Básicamente, una cana es un cabello que ha perdido su color natural, debido a la disminución progresiva de la producción de la melanina, que es la sustancia responsable de la tonalidad capilar. Esta “ralentización” suele estar asociada al proceso de envejecimiento, pero no siempre es así ya que, bien por genética o debido a otras causas, hay muchos veinteañeros que, literalmente, “peinan canas”.
Uno de los mitos sobre el cabello más extendido es la creencia de que las canas no se caen, reflejada en ese dicho popular que dice aquello de que “el que canea no calvea”.

En cuanto a las fases de crecimiento-caída del cabello, las canas siguen el mismo ritmo que los cabellos en los que la melanina sigue funcionando correctamente. Lo que sí ocurre en algunos casos es que algunas personas notan que el pelo cano es más fuerte y consistente, lo que proporciona la sensación de una cabellera más poblada. En otras, sin embargo, crece más debilitado, debido al proceso de envejecimiento capilar.
Otro clásico entre los mitos sobre el cabello: “no hay que arrancarse las canas porque si no, salen dos”. No se trata más que de un efecto digamos “óptico”:  las canas van saliendo poco a poco pero paulatinamente, en grupos; si una se arranca tardará en salir lo mismo que el cabello aún pigmentado pero la sensación suele ser que en la zona de la “cana ausente” han ido apareciendo más. 

Es decir, la mayor o menor cantidad de canas que se peinen es independiente de las que se 
vayan cayendo, bien naturalmente bien de forma “forzada”.

Respecto a los cuidados de belleza capilar en los cabellos canos, la mayoría de las personas optan por ocultarlos y para ello recurren a los tintes. 

Los tipos de coloración más indicados para lograr este objetivo son los permanentes, que, mediante un proceso de oxidación, cubren totalmente las canas; y la coloración semi-permanente, sólo recomendable para ocultar los cabellos blancos bajo tonos naturales en aquellos casos en los que haya pocas canas y estén muy difuminadas.
Lucir un cabello con canas, gris o incluso blanco no está en absoluto reñido con la belleza capilar y, de hecho, este estilo capilar suele aportar un toque de distinción. Si se opta por el  tinte como estrategia de belleza capilar para un efecto “camuflaje”, es importante evitar en la medida de lo posible el siempre antiestético “efecto raíz”, retocando las canas cada 3-4 semanas.

Salvia para devolverle el color a las canas

Por ello aquí te brindamos un remedio natural a base de salvia, la cual, gracias a sus propiedades astringentes y revitalizadoras, permitirá reanudar el flujo de melanina por los folículos, haciendo que todo el cabello adquiera un color uniforme que permita “camuflar” cualquier cana rebelde
Ingredientes:

½ taza de salvia seca.
2 tazas de agua.
Preparación:

Comienza preparando una cocción con la salvia, para lo que añadirás la planta seca en el agua y pondrás todo a cocinarse durante unos 30 minutos.
Cuando pase ese tiempo, aparta del fuego y deja que se enfríe un poco.

Para aplicarlo solo debes enjuagarte el cabello con esta preparación varias veces a la semana, y cuando hayas logrado el efecto deseado, puedes restringir el tratamiento a una vez al mes.

Luego de un mes de comenzado este tratamiento a base de salvia para teñir las canas notarás como comienza a lucirse el efecto. 

De todas formas, no te olvides de mantener bien cuidado tanto el cabello como el cuero cabelludo, para permitir que los folículos crezcan fuertes e hidratados, permitiendo una mejor circulación de la melanina.

Con estos sencillos consejos, podrás evitar las canas por algunos años más, pero no te olvides que cuando lleguen definitivamente no es para armar un alboroto, sino que simplemente se tratan del reflejo de tu experiencia. Cuando llegue ése momento, deberás disfrutar dfe tu nuevo look.

Edición 106