Header Ads

test

El Bruxismo

El Bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes consciente o inconscientemente, que afecta entre un 10% y un 20% de la población. Existen dos tipos de Bruxismos. Céntrico y Excéntrico, pueden nocturnos o diurnos, por lo general, el paciente bruxómano nocturno no es consciente del problema. Los datos de esta parasomnia proceden de los compañeros de cama o habitación alarmados por el ruido de los dientes, y también de los dentistas que observan la destrucción  del esmalte y la dentina.

En el BRUXISMO el apretamiento (bruxismo céntrico) o frotamiento (bruxismo excéntrico) suele ser agresivo, repetitivo y continuo, de día o de noche afecta a adultos y niños y ambos sexos por igual. El apretamiento es el cierre continuo o intermitente de los maxilares bajo presión vertical, el frotamiento o rechinamiento es una excursión repetitiva en sentido horizontal.

¿CÓMO SABER SI TENGO BRUXISMO?
Para muchas personas, el bruxismo es un hábito inconsciente. En la mayoría de las personas que padecen el bruxismo, no perciben que padecen de esto y están haciendo constantemente dichos movimientos. Para otras personas, en cuanto hacen un examen dental rutinario y descubren que sus dientes estás desgastados o el esmalte de su diente está rayado.

Otras potenciales señales de bruxismo incluyen dolor de cabeza y en el cuello. Su dentista es capaz de hacer un diagnóstico preciso y determinar si el origen del dolor facial es causado por bruxismo.

Cuando el paciente se encuentra en un estado de estrés, experimenta ansiedad y nerviosismo originando un estado somático de tensión de la musculatura acumulada es liberada a través de muchos medios y uno de ellos es frotamiento o apretamiento de los dientes.

¿CÓMO PUEDE SER TRATADO EL BRUXISMO?
El tratamiento está relacionado con el riesgo de lesión dentaria, su posible afección muscular. En los casos más graves, es necesaria la colocación de una protección dental de resina o plástico, conocida como férula de descarga desde sus primeros días de uso, elimina el dolor de mandíbula, de cabeza o de oídos, así como otras molestias que puedan haber aparecido debido al desgaste de la musculatura  de la mandíbula e incluso sin el uso de la férula se puede llegar a tener mareos debido a la gran presión ejercida sobre la mandíbula. El tratamiento del estrés, y en algunos casos la bioretroalimentación, pueden ser útiles cuando el bruxismo es una manifestación de una tensión emocional.