Header Ads

test

Consideraciones de Cristo para Semana Santa


En esta cuaresma, todos los que somos cristianos, esperamos la Semana Santa. Pero, ¿qué entendemos por Semana Santa?. Aparecen tantas personas en diferentes sectas que intentan mostrar el camino correcto, según sus puntos de vistas. Pero mientras inicias esta lectura, tu mente se iluminará de a bendición divina para entender y hacer entender sobre el sentido real de la espera de la Semana Santa.

Es sabido que vendrán muchas personas que querrán confundirnos, pero no nos preocupemos, porque el Señor mantiene en pie a su siervo (Rom. 14,4). Por eso, no nos dejemos confundir por estas sectas que prometen muchas veces cosas mundanas como actos celestiales. Jesús nos dice en Juan 16,12: "aún tengo muchas cosas que decirles, pero es demasiado para ustedes por ahora". De este versículo algunas sectas evangélicas se toman para confundir e ingresar forzosamente sus falsos profetas en nuestras vidas consagradas al Señor. Estamos seguros de que Cristo Jesús con su resurrección nos guía en todos los caminos de la verdad, con el "Espíritu de la Verdad". Hagamos pues, referencia de nuestras vidas, ¿estamos viviendo ese espíritu de la Verdad que hemos heredado?

Confiemos solamente el en Señor Jesucristo y en sus palabras, porque muchos se  presentan con piel de ovejas, pero por dentro son lobos feroces. (Mt. 7,15). las inspiraciones celestiales nos llevan a una satisfacción interminable, mientras que las inspiraciones mundanas nos ofrecen sólo ilusiones. el Señor no entra en nuestra casa sin permiso, únicamente podrá si le abrimos nuestra puerta especial. Si queremos que él entre a habitar en nuestro corazón, es cuestión de habilitarle el ingreso. El pase constituye liberarse de las emociones pasajeras que trae consigo el vicio, la prostitución, la mentira, el engaño y todas las falsedades que inquietan al alma. examinar los espíritus para ver si vienen de Dios, porque andan por el mundo muchos falsos profetas. (1 Juan 4,1).

Los falsos profetas, para el Señor Jesús y para nuestro Madre María Santísima son como campanas huecas, letras muertas, sus palabras no sirven, no evangelizan. De su boca saltan decoradas palabras pero son como ranas pululando y dispersándose hacia los cuatro horizontes (Ap. 16,13).

en esta Cuaresma y próxima Semana Santa, recordemos la vida, pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, para que viva por siempre en nuestros corazón y en nuestra almas y, que ningún falso profeta nos engañe. El amor y la solidaridad es fuente de la sabiduría de Dios en los hombres y esto es posible entre los que esperamos en el Señor, a través de la conversión.