Header Ads

test

CORRECTO USO DE LA LENGUA

Por Abog. Beatriz Morel
Edición 109 Feb/15

Todavía no llega el tiempo para emitir  publicidad partidaria, sin embargo hace meses los políticos de turno vienen haciendo sus campañas, incluso utilizando locales públicos sin importarles lo que diga el pueblo, la prensa o cualquier "Juan pueblo",  lo cierto es que no respetan la veda electoral y por si fuera poco, cuando llegue el tiempo  apropiado nos rompen hasta la maceta con su afiches que no hacen otra cosa que contaminar el ambiente.

La veda electoral para hacer proselitismo en nuestro país, aunque está establecida por ley, es letra muerta. 

Entre recorridos, visitas, canastas, discursos, entrega de afiches y actividades similares, el sentimiento colectivo es que la República del Paraguay siempre está “en campaña”.

Y si la ley electoral es ignorada y pisoteada en estos aspectos que están claramente regulados, prohibidos y sancionados si ocurren a destiempo como la realización de enmascaradas entrevistas y golpes repentinos de solidaridad, igualmente utilizan otros medios como las redes sociales.

Nadie está distraído en este tema aunque tengan serios conflictos internos dentro de su partido. Si bien es legítimo que todo paraguayo que tenga aspiraciones políticas puede hacer con total libertad, pero hacerlo de manera extemporánea conduce a posibles sanciones si es que el tribunal electoral se hace eco del mismo, lo que pasa es que no existe control y todas las instituciones son ciegas, sordas y mudas al respecto.

El liderazgo político debería ser moderado con más inteligencia y sensatez para dar esperanzas al pueblo, para unir fuerzas y luchar contra las injusticias sociales, a las promesas incumplidas del gobierno actual, luchas contra la corrupción de los funcionarios estatales, de la gente que está en poder favoreciendo solamente a los suyos. 

Todos debemos ejercitar nuestro sentido de oportunidad y no seguir en la carrera descontrolada que solo puede estallar en el fracaso, lo importante es tener en cuenta los intereses colectivos del país entero y no solamente del color de predilección