Header Ads

test

SEXO GRUPAL

Editorial - Edición 105
Por: Abog. Beatriz Morel

No difiere en absoluto de la antigüedad en donde el poder va de la mano con el sexo y el autoritarismo. Estamos ante un conflicto de sensatez en donde "parecer" no combina con el "ser", ya que los discursos reflejan lo bueno y lo mejor, basado en el respeto por la vida y por la persona.

Desde la antigüedad se venía practicando tales inmoralidades y formaban una especie de "sociedad secreta" para realizar al desnudo lo placentero y lo inevitable. La sexualidad es un tema muy sensible y lo ha sido siempre y desde la antigüedad se ha practicado sexo explícito, orgías y prácticas homosexuales. Por historia sabemos que en la polis griega, no se discriminaba por la sexualidad, sino por la condición económica, hasta uno podía ser gay pero noble. La forma homosexual más común entre los nobles griegos era la pederastia, donde el joven cumplía el rol de pasivo y el mayor, el activo. 

En Egipto, el incesto entre hermanos estaba permitido, principalmente en las familias nobles. En Babilonia, el esposo podía tener una esposa para construir una familia y una gran cantidad de concubinas. También a esta civilización se la asocia con grandes orgías. En Roma, ni la homosexualidad ni el adulterio estaban mal visto. Los historiadores dicen que se podía ver a los jóvenes besarse entre ellos. También era normal los divorcios y los grandes burdeles, donde los sabios se juntaban para discutir sobre filosofía.  

En cada periodo histórico existen relatos sobre momentos en los que la humanidad se entrega desenfrenadamente a los placeres del sexo, pero ninguna tan mencionada como las extravagancias del emperador Calígula, que gobernó Roma durante cuatro años.  Calígula, como una forma de ejercer su poder arbitrariamente, disfruta humillando a sus senadores obligando a sus mujeres a prostituirse. De negarse a sus ordenes los mandaba a matar. Si bien su gobierno se catalogó como tiránico, no llegó a hacer tanto eco como lo fue sus tendencias al sexo desenfrenado y, no menos desenfrenado ha tenido el Emperador Nerón, el monstruo demoníaco.

En nuestro país llevamos muy en cuenta lo que nuestros padres y abuelos nos han enseñado sobre el respeto y transparencia del ser. A medida que el mundo va evolucionando esperamos que todo esto cambie para mejorar nuestro destino y no repetir las mismas mediocridades, por eso hiere la susceptibilidad de cada uno que nuestros propios gobernantes sean los protagonista de humillar a su familia, a  su entorno y a toda una nación.
Ha sido sorprendente el video XXX del Senador chocando de frente contra las buenas costumbres y una demostración abierta  de los manejos de la política en nuestro país.