Header Ads

test

POLÍTICA Y AMIGUISMO


EDITORIAL
Por el Abog. Gerardo Chaparro.

No se puede perder la esperanza  mientras se tenga fuerzas para trabajar y mejorar nuestra calidad de vida. El progreso personal no llega por obras milagrosas sino por esfuerzos permanentes y una buena administración de los bienes. Por otra parte, están los bienes comunes que son administrados por las autoridades electas por el pueblo. Aquí nos encontramos con un gran tumor maligno que rápidamente va contaminando y comprometiendo el bienestar de las familias en el Paraguay.


A diario nos enteramos a través de las noticias políticas de las grandes manipulaciones sicológicas que los diferentes candidatos  exponen como “propuestas”. Todos presentan sus planes de gobierno como el “cambio”, sin embargo para empezar a estudiar y comprender la veracidad de tales propuestas, primero es  preciso conocer al proponente. Por ejemplo conocer su entorno familiar y su relación con su primera familia (esposa, esposo, hijos). Si comenzamos mal con esto, no podemos seguir bien y, tarde o temprano nos pasará nuevamente lo que siempre ocurre: “arrepentirnos de haber votado”

Inexplicablemente todos son muy convincentes pero en el fondo no buscan otra cosa que méritos personales y aprovechar el cargo mientras dure para pagar todas sus cuentas contraídas y sumar  vientos a favor. Aún no he visto un mandatario que haya cumplido a cabalidad lo prometido, siempre tienen excusas… “que la oposición”, “que no hay recursos”, “que el parlamento”, “que la política internacional”, “que Mercosur”, etc. 

También siempre dicen que cuando suban al poder gobernarán a paraguayas y paraguayos sin banderías políticas, sin embargo al mismo día de su elevación al escaño empieza a barrer a los personales de la oposición y llenar de sus correligionarios como ocurrió siempre y sin excepción  en este último gobierno que tenemos. Entonces sus propuestas son mentirosas, solo favorecen a sus correligionarios, amigos y parientes. Muchos jóvenes presentan interesantes curriculum en Tesaí, Itaipú, Municipalidad, Gobernación, etc… pero nunca tienen respuesta favorable cuando “alguien” no intercede por él/ella. Esta es una noticia que tenemos a papel sabido y,  a nadie le sorprende. 

Aún tenemos tiempo de replantear nuestra postura para tomar una decisión. Los políticos tienen la facilidad de mentir e inclusive ni les importan qué dirán de él/ellos cuando el pueblo se entere de la desfachatez  cometida al falsear su propio currículum. Pensemos francamente, nuestros políticos, ¿Qué conocimiento académico tienen cada uno?  ¿En qué universidad nacional o extranjera se recibió?;  ¿hizo un post grado en administración pública, diplomacia,  política, social, etc? ¿Ha tenido éxito laboral de manera transparente y honesta?

Les dejo estas líneas para que reflexiones a cerca de nuestro futuro como paraguayo porque una vez que hemos depositado nuestra papeleta de voto, no hay vuelta atrás y bien sabemos que reclamarle es echar agua en un barril sin fondo.