Header Ads

test

EL AVANCE DEL MUNDO


 ES CUESTIONABLE:
(Escrito por la Abog. Beatriz Morel)

Tantas cosas se han mejorado desde los inicios del tiempo, así como la justicia. La ley del talión, el “ojo por ojo y diente por diente” ya no se permite. La justicia por mano propia es ilegal. En el Paraguay tenemos leyes  muy dinámicas y con miras al restablecimiento social de las personas, son leyes modelos para una población “culta”. ¿Es ésta nuestra población?

En los tribunales se manipulan las pruebas, se inventan pruebas, ya no se analizan profundamente la situación sino que el juez otorga al más caradura lo que exige sin importar la pretensión de la víctima, del demandante o en el caso de niñez no se tiene en cuenta el interés superior del niño.


¿Qué se entiende por interés superior del niño? Una causa presentada en el juzgado de la niñez y adolescencia en donde los niños son abandonados por su madre para ir con otro hombre, es más, rápidamente vuelve a parir un hijo y claramente demuestra el adulterio y abandono. Ahora regresa la “madrecita” y quiere de vuelta a sus hijos, trayendo grandes regalos y paseos por doquier a los niños, cosa que el padre no puede brindarles porque debe trabajar todo el día para mantenerlos, alimentarlos, educarlos y para que el fin de semana puedan salir a divertirse un poco. Evidentemente los niños prefieren a la madre que regala, que hace pasear pero, en el fondo es una pobre mujer que fue abandonada por su segunda pareja y ahora está sin domicilio fijo.

Pero como la ley indica que los niños tienen que vivir preferentemente con la madre, el juez rápidamente le otorga  la patria potestad a cargo exclusivamente de la mujer. ¿Es esto interés superior del niño? La ley no defiende a este hombre que ha quedado como madre y padre cuando sus hijos eran pequeños, que se despertaban a la noche llorando por su madre, y que día a día debía cambiar los pañales a sus hijos, fue él quien  brindó la atención y amor a sus hijos, ella por su parte lo hizo con otro y de la peor manera.
Nuestra ley es muy moderna para nuestro país que es una población de analfabetos funcionales en varios sentidos. Es analfabeto funcional respecto de su propio cuerpo. El hombre debe trabajar para mantenerse y mantener a su familia, sin embargo se pasa el día vegetando con su mujer al lado con la barriga llena pero no de alimento sino de crías. 

Nuestra ley apoya el libertinaje y la sinvergüencía, hoy día las personas se endeudan o llevan a un amigo o pariente inocente para su garantía personal, al poco tiempo deja de pagar la cuenta  para dejar en cima del otro y la ley ¿qué hace respecto a la gente de buena fe? NADA! Eran mejor los tiempos en que la ley hacía pagar a los morosos a la fuerza, sin embargo  en la actualidad todo es dietético, muy débil.

Otro punto débil de nuestro país encuentro que es la “Educación”. Un tema extenso para discutir. No importa si los padres están pagando la cuota más cara en el mejor colegio, de seguro su hijo no recibe la educación que éstos esperan. Y cuentan que la “onda” de hoy día es llamarle al profesor por su nombre sin ningún prefijo de “Señor”, “maestro”, “profesor”, etc. ¿Será cierto eso? Es increíble.

Los colegios públicos y privados a veces parecen un burdel en donde las parejitas están a sus anchas y con toda la confianza para poner la mano donde más guste y, esto sucede en las narices de los profesores que no dicen nada, para ellos ya resultan normales estas escenitas. Pero, la raíz del problema es mucho más amplia, está en la familia que son promiscuas y permisivas.  Resultado de padres ausentes que ambos trabajan y los chicos quedan frente al PC sin ningún control. Adiestran a mil sus pensamientos y manipuleos (del mouse).

Si no podemos cambiar nuestra ley, no dejemos que la ley nos cambie ni que los tiempos modernos nos consuman. Valoremos los valores fundamentales de la vida: el amor, el respeto, la dignidad, la decencia, la responsabilidad, la honorabilidad, la amistad, etc.