Header Ads

test

EL DINERO NO COMPRA LA FELICIDAD

Las fiestas de fin de año es sinónimo de estar con la familia, los esposos junto a los hijos preparan y adornan la casa, hacen el tradicional pesebre y así, con mucha alegría esperando el nacimiento del niño Jesús.


Pero no todos tienen esta suerte de compartir juntos con la familia, algunos que están viviendo o trabajando en el extranjero están sufriendo muchísimo esta ausencia de los seres queridos. Por eso consideramos oportuno presentarles un testimonio de dolor por la ruptura buscando el bienestar económico de la pareja.

Este es un hombre, padre de familia que ha quedado en Paraguay, mientras que  la madre de su hijo está en Madrid. Esta es la historia..

“Se va a cumplir 1 año que ella se fue, con el propósito de mejorar la economía de su familia, fue una decisión difícil de tomar pero la tomamos, yo me quedé con mi hijo de 10 años. Hablamos mucho del riesgo que corría nuestra relación de pareja, que en la distancia no se puede mantener una relación.

En el mes de Diciembre en una conversación con ella me contó que estaba saliendo hace 5 meses con una persona de nacionalidad Peruana y que el le amaba mucho y toda la historia de una nueva relación...

No me sorprendió que tenga una relación de pareja con alguien, pero si que me haya contado ella misma y justo antes de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, me puse mal pero pude soportarlo y ahora estoy dejando que el tiempo se ocupe de lo que va a pasar después.

Yo entiendo la soledad que uno pasa allá y que se necesita de alguna compañía, pero siempre me pregunto... ¿porque me dijo, quería lastimarme, o porque estará enamorada? Son 11 años que yo estuve con ella y me es difícil olvidarme de todos 
esos momentos que habíamos pasado, con todos los problemas que conlleva una relación, malos y buenos momentos.

Yo también estoy saliendo con una mujer que me demuestra que me ama muchísimo pero no debería suceder de esta forma, pero lo hecho, hecho está solo me queda seguir con mi vida aquí con mi hijo y ella seguro formará una nueva familia allá aunque me haya dicho lo contrario, no se puede vivir en la incertidumbre y tomé la decisión de seguir adelante y con alguna ayudita económica de ella, especialmente para su hijo.

Solo le pido a Dios que a ella no le pase nada malo y a nosotros también, que no permita que mi hijo se enferme y ella no pueda estar con el, porque sé que necesita de su madre y eso le afecta muchísimo aunque no lo demuestre, nada se compara con el cariño de una madre.

Ella me decía que a su hijo no le va faltar nada economicamente, le dije que el no necesita de dinero ni regalos caros, solo te necesita a vos y nada más...

Se que muchos/chas compatriotas estarán en la misma situación y no le deseo a nadie esto, pero la vida continua, no tengo rencor por ella, porque no soy quien para juzgarle, solo dejo que Dios haga su voluntad y que le bendiga y a todos los compatriotas que están fuera del país, porque ahora comprobé en carne propia que El DINERO NO COMPRA LA FELICIDAD".

Edic. 89 Dic/11