Header Ads

test

La Policía del Paraguay

Escrito por el Abog. Gerardo Chaparro.

Mes de agosto  es el mes de la seguridad nacional y, apropósito este fin de mes en el día de Santa Rosa de Lima, recordarán una fecha más el día de la Policía Nacional. En este país en que día a día vemos manifestaciones contra la inseguridad a causa de los mismos agentes que deberían proteger a los ciudadanos, muchas veces  son los protagonistas del desastre y la incomodidad.


manifestaciones contra la inseguridad a causa de los mismos agentes que deberían proteger a los ciudadanos, muchas veces  son los protagonistas del desastre y la incomodidad.

Es triste ver a hombres esposados por los medios de comunicación y que los mismos sean policías por haber cometido robos, asaltos y todo tipo de delito y en ocasiones crímenes.  Esta clase de persona debería erradicarse, no conduce a buen puerto. Todo hombre y mujer que se dedica a la delincuencia no prospera ni deja prosperar. Que las fuerzas de las leyes recaigan con todo el rigor para sentir el peso de su error y puede revertir su vida hacia mejor horizonte, de otro modo y si hubiera pena extrema en nuestro país ya se hubiera exterminado de la peor manera a los que viven al margen de la ley… pero eso ya no es posible, estamos a favor de la vida desde la concepción.

Pero no todo es gris, tenemos grandes exponentes en las filas policiales que día a día están luchando contra la delincuencia protegiendo verdaderamente a la ciudadanía. Sin importarles que haya sol, tormenta o rayos, siempre están firmes y fuertes para luchar contra los flagelos de los rateros, ladrones, drogadictos, en fin para poner orden y seriedad a la salida de los estudiantes de los colegios y universidades. 

Mientras que los jueces y fiscales largan a la calle a peligrosos delincuentes que atentan contra la vida y el patrimonio de gente honesta que trabajan en familia, es la Policía Nacional que se hace presente en esos casos. Recientemente ocurrió un hecho lamentable de un asalto domiciliario con armas de grueso calibre, fue en la localidad de Pdte. Franco, el famoso KURE BLANCO con unos "amigos" dejaron en zozobra a toda una familia. Los vecinos al percatarse del hecho, avisaron a la policía e inmediatamente éstos acudieron y desbarataron la gavilla en una persecución de película. Este "Kuré Blanco"  gozaba de prisión domiciliaria que un juez le benefició por supuesta enfermedad, pero tan bien se sentía para cometer nuevamente un hecho ilícito.

Estos son los gajes del oficio de policía, luchando frontalmente contra la delincuencia y muchas veces ya han perdido sus vidas defendiendo valientemente. Pero para seguir el orden, los jueces y fiscales debe colaborar más y no ser tan permisivos. También toda la ciudadanía debemos denunciar hechos ilegales o delictivos para sanear de a poco nuestra sociedad.

Muchas felicidades, a los BUENOS POLICÍAS DEL PARAGUAY!